top of page

DE NOCHE Y DE DÍA EN EL BÓSFORO

Cierto sultán encerró a su hija en la torre situada en medio del Bósforo, porque una bruja le deparó el futuro y dijo que la doncella moriría de una picadura de serpiente. Para protegerla hizo que pasara toda su vida encerrada, pero cuando cumplió 18 años, hubo una gran fiesta y entre tantos regalos recibió una canasta llena de frutas. Adentro de la canasta había una serpiente venenosa, que mordió a la hija del sultán y murió. Desde entonces los turcos tienen un dicho: hagas lo que hagas, el destino siempre se cumple. Historias como esta se escuchan por todo el Bósforo, mi lugar favorito de Estambul. Sin planearlo fuimos cuatro veces en cinco días, quizá porque todos los caminos llevan a el o porque el destino así lo quiso.

El primer día fue porque la iluminación del puente Galata llama la atención. Caminando sobre él se observa a decenas de personas pescando, seguramente para los restaurantes que están sobre lo largo del puente. En el restaurante Balik decidimos festejar el cumpleaños de mi compañero viajero, Eduardo. Quizá no fue el platillo gourmet que esperábamos, y el trato fue poco cordial de los empleados, pero la vista del Cuerno del Oro y Bósforo, son espectaculares. El segundo día fue para tomar un crucero de noche, con cena incluida y show de bailes turcos. Tomamos la opción de la empresa Tuner, la cual valió mucho la pena, pues tienen servicio de shuttle a los hoteles. El tercer día fue para ir a la parte de Asia de Estambul. El mismo boleto de tranvía y metro lo utilizamos para cruzar el Bósforo en un viaje placentero de 20 minutos. De ese lado casi nadie habla inglés y el desorden impera en las calles. Lo más atractivo fue la visita a la Maiden's Tower (la historia que cuento al inicio) y el mini malecón que esta lleno de alfombras turcas para el descanso de los visitantes. El último día fue para ir a Hardrock Café, otro de mis hobbies en cualquier parte del mundo. Está en el barrio de Taxim y al regreso nos perdimos y terminamos cruzando el Bósforo a pie desde otro puente. Sin duda el destino así lo quiso y el Bósforo fue nuestro mejor aliado.





36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page